5 consejos para hacer excelentes presentaciones en clase

0
246

Al igual que muchos estudiantes, puede resultarte extremadamente estresante y abrumador hacer presentaciones en clase para el maestro y el resto de tus compañeros de clase.

Es comprensible que no te sientas cómodo haciendo una presentación a varias personas, ya que sientes que no tiene suficiente experiencia y puedes sentirte un poco nervioso.

Pero es que, ¿quién no ha sentido miedo de hablar en público? ¡Todos en algún momento nos hemos sentido temerosos por esto!

Sin embargo, hay algunas técnicas que puede utilizar para dejar atrás tu timidez y sentirte como un gran líder al exponerte al público sin ninguna inseguridad.

¿Cómo puedes hacer las mejores presentaciones orales en clase?

Aprender a hacer presentaciones orales en clase es extremadamente importante, ya que tener buenas habilidades de presentación puede marcar la diferencia tanto en tu futuro profesional como personal.

Por esta razón, te explicaré los consejos más efectivos para mejorar tus habilidades comunicativas y dejar atrás todas tus dudas. ¡Toma nota!

  1. Material de soporte

Las herramientas en línea pueden ayudarte a complementar y enriquecer tus presentaciones y hacerlas más agradables para tu público.

Por ejemplo, puedes usar las diapositivas de PowerPoint  para mostrar los puntos clave de tu presentación de una manera visualmente atractiva.

Por otro lado, estos recursos también pueden ayudarte si quedas en blanco, es decir, si pierdes la idea de lo que trata la presentación.

Solo tienes que echar un vistazo a las notas escritas en la diapositiva y de inmediato recuperarás el ritmo de tu discurso.

  1. Trata de mantener el contacto visual

Los nervios que sientes al comienzo de las presentaciones orales pueden reducirse con un truco simple pero efectivo: mirar a los ojos de las personas que están escuchando la presentación.

De esta manera, tu presentación es mucho más personal e íntima, y ​​dejas de percibir a la audiencia como un concepto abstracto que causa inseguridades.

El contacto visual provoca empatía y humanidad para el espectador, por lo que tu discurso se transmitirá con mayor energía, y tu capacidad de comunicación mejorará.

  1. Memoriza las frases clave

Quedarse en blanco es el gran temor de muchos estudiantes al hacer presentaciones orales en clase.

Sin embargo, la realidad es que es algo que se puede evitar memorizando las frases clave de cada sección de la presentación. De este modo, podrás estructurar tu discurso en base a estas.

De esta manera, reduces el riesgo de hacer un desastre, de no saber qué decir y vivir un momento vergonzoso, pues ya tienes una serie de frases memorizadas que sirven de referencia durante la presentación

  1. No te estreses demasiado

Presionarte demasiado puede ser contraproducente, así que lo mejor es que te relajes.

Prepara la presentación oral como si tuvieras que contar una anécdota a amigos de confianza. Además, trata de transmitir los conceptos de aprendizaje en tus propias palabras y con cierta informalidad.

Entonces, si cometes errores o confundes algún término, no se notará tanto. La clave es mostrarse muy natural y ocultar toda señal de nerviosismo.

De esta forma, cualquier error que cometas tendrá menos probabilidades de ser juzgado por tu público (incluidos los profesores), y te sentirá más cómodo haciendo tu discurso.

  1. Ensaya muchas veces

Cuantas más veces ensayes tus presentaciones orales, mejor. Pues si analizas las veces que tus presentaciones orales en clase salieron mal, o cuántas veces estuviste demasiado nervioso, probablemente notarás que no les dedicaste el tiempo que merecían.

Es muy útil dividir el guion en diferentes fases:

  • Practicar tu discurso incluso cuando ya te sientas lo suficientemente preparado.
  • Presentarlo a personas conocidas y de confianza. Es muy importante que los familiares o amigos a quienes les hagas tu presentación sean capaces de hacer críticas constructivas e indicar los aspectos que puedes mejorar.

El uso de estos consejos puede ayudarte a mejorar gradualmente tus habilidades discursivas y, finalmente, puede ayudarte a convertir en un gran comunicador.

Sin embargo, debes ser paciente y aceptar que las mejoras vendrán, progresivamente, a través de la práctica y las experiencias que tengas en tus presentaciones.

¿Eres el tipo de persona que se muere de nervios cuando habla en público? ¿Qué haces para controlar esos nervios? ¡Cuéntanos toda tu experiencia!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*