La meta más importante para los gobiernos en el 2016

2
859

invertir en primer infancia

Por cada dólar que se invierte en niños de hasta 5 años, se invierten tres en niños de entre 6 y 12 años en América Latina y el Caribe. Ese es uno de los inquietantes hallazgos contenidos en el nuevo estudio Los primeros años: El bienestar infantil y el papel de las políticas públicas. Para cambiar esto, los gobiernos deben apuntar a una meta muy importante en el 2016.

gráfico-11

El gasto público en la primera infancia debe ser mayor

Esta inversión no sólo es bajo en relación con la inversión en la infancia media, sino también con respecto al gasto en todos los otros grupos de edad. Los ancianos, en particular, reciben pensiones y otras transferencias para ayudarles a afrontar los riesgos asociados a la vejez. Esto es cierto incluso en países con muy diferentes perfiles de población. Por ejemplo, Chile, Guatemala y  Perú  todos  gastan entre siete y nueve veces más en las personas mayores de edad que en los niños de 0 a 5 años de edad, medidos con base en gasto per cápita. Cuando se trata de dividir el presupuesto, los niños pequeños reciben poco más que migas.

¿Cómo  se ubican América Latina y el Caribe en comparación con otras regiones en lo que respecta al gasto en la primera infancia? No muy bien. Los países de la región gastan en promedio sólo el 0.4 % del PIB en sus hijos más pequeños, alrededor de la mitad del promedio de la OCDE.  Mientras que algunos países de alto desempeño gastan cerca de cuatro veces más.

meta-3

La buena noticia es que, si bien el gasto público en la primera infancia es bajo en términos relativos, ha ido a la alza en la última década. Por ejemplo, Chile, República Dominicana y Guatemala han aumentado el gasto entre dos y cuatro veces desde el año 2000. La mayoría de los países han inyectado más dinero en educación preescolar y en los programas de transferencias condicionadas, mientras que los programas de cuidado infantil y crianza de los hijos han disfrutado incrementos de inversión más modestos.  Esta asignación resulta desafortunada, ya que los programas de crianza de los hijos que reciben la asignación más pequeña de los presupuestos generales, han demostrado generar el mayor retorno a la inversión.

El manejo presupuestal de los niños en la región refleja una mala decisión de inversión. El gasto en la primera infancia podría ser una de las mejores inversiones que un gobierno puede hacer. Para empezar, entre más temprano invierte el gobierno en un niño, más duraderos los beneficios que el país cosechará. Por otra parte, las inversiones realizadas en los niños pequeños magnifican los retornos a las inversiones realizadas posteriormente en la vida de un individuo. Por ejemplo, el gasto en educación universitaria o de formación para alguien que se benefició de la inversión en sus primeros años probablemente tendrá una recompensa mayor que el dinero gastado en un individuo que no disfrutó de una atención de calidad desde el principio.

Por último, los beneficios de las inversiones tempranas florecen en la edad adulta. Un estudio en Jamaica reveló que los niños que se beneficiaron de una intervención en los dos primeros años de vida y fueron seguidos por veinte años, tenían coeficientes intelectuales más altos, ganaban un 25% más, tenían menor tendencia a la depresión y tenían menos probabilidades de involucrarse en actividades delictivas que los niños que no se beneficiaron de la intervención.

Por supuesto, la solución no es únicamente más dinero. Otro mensaje importante del libro es que la cantidad no puede sustituir a la calidad cuando se trata del cuidado de la primera infancia. Y la calidad se mide menos en términos de ladrillos y cemento y más en términos de los beneficios intangibles de las interacciones entre los cuidadores y los niños.

Por subestimar los cuidados a sus ciudadanos más jóvenes, los gobiernos están perdiendo la oportunidad de impactar no sólo la vida de sus hijos, sino el bienestar de sus sociedades en las próximas décadas. Niños felices, saludables, y estimulados llegan a ser adultos productivos y participativos.  Dirigiendo el gasto en la primera infancia a los niños de bajos ingresos puede ser un instrumento redistributivo eficaz que apunta a reducir la transmisión intergeneracional de la pobreza y la desigualdad.

 

Read this article in English here.

Rita Funaro es la Coordinadora de Publicaciones y del Programa de Difusión del Departamento de Investigación del BID.

2 COMENTARIOS

  1. La inversión en la primera infancia creo que es conocimiento de la mayoría; lamentablemente a nivel de país, tiene que ver la política, no a todos los gobiernos les interesa invertir en la primera infancia, ojalá el gobierno que recién inicia en Guatemala, viera con buenos ojos este tipo de tema; sería una esperanza para mejorar nuestros índices de calidad de vida, que es lo que necesitamos urgentemente.

  2. Es muy importante la inversión en los niños menores de 5 años, porque es ahí donde se desarrollan al máximo sus habilidades congnitivas y que esta inversión también llegue a los maestros en capacitaciones permanentes, porque es el maestro es el que va guiar el aprendizaje de los niños.Un buen maestro moldea al niño, para lo que será en el futuro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*