Estilos de aprendizaje: ¿de qué formas pueden aprender los niños?

1
562
Imagen: Pexels

Aprender implica adquirir nueva información, hacer relaciones en nuestra mente, asociar conceptos, explorar, experimentar… Pero no hay una única forma de aprender, sino muchas de ellas.

Hablamos de los estilos de aprendizaje, que son formas diferentes a través de las cuales se integra y se consolida la información. Cada niño puede tener un estilo de aprendizaje muy marcado, o combinar varios de ellos.

En este artículo hablamos de tres formas de aprender en función de cómo se procesa la información, si es a través del canal visual, auditivo o manipulativo. También, mencionamos algunas ideas para enseñar a niños con cada estilo de aprendizaje.

“Educación, para la mayoría de la gente, significa tratar de llevar al niño a parecerse al adulto típico de su sociedad… Pero para mí, la educación significa hacer creadores… Tienes que hacerlos inventores, innovadores, no conformistas”. -Jean Piaget.

El aprendizaje: cada niño aprende a su manera

El aprendizaje tiene que ver con la forma en la que respondemos al ambiente para entender e integrar la nueva información.

Los niños, cuando aprenden, extraen del ambiente, a través de los diferentes tipos de estímulos (sociales, físicos o sensoriales, emocionales…), todo tipo de información que procesan e integran con sus conocimientos previos. De esta forma, sabemos que el aprendizaje se va construyendo, a través de un proceso activo.

Sin embargo, no todos los niños aprenden igual, y por ello es tan importante poder adaptarnos a su forma de aprender, personalizándola al máximo (aunque eso no siempre sea fácil en las escuelas, por ejemplo). Y por supuesto, todos los estilos de aprendizaje son válidos.

“Todos somos genios, pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, pensará toda la vida que es un inútil.”  -Albert Einstein.

Pero, ¿de qué formas pueden aprender los niños? Existen varios tipos de estilos de aprendizaje, según el criterio utilizado, aunque aquí nos centramos en los estilos que se basan en el canal utilizado para procesar la información, es decir, en los diferentes sentidos: el visual, el auditivo y el manipulativo.

Normalmente, los niños combinan varios estilos, aunque suele prevalecer uno de ellos en cada niño (aquel estilo con el que aprenden más fácilmente).

No existe una única forma de aprender; hay niños que prefieren un aprendizaje más visual, otros más manipulativo, y otros más auditivo.

Aprendizaje visual

Los niños en los que predomina el aprendizaje visual son niños que se benefician mucho de los estímulos visuales. Por ejemplo, de las imágenes, los vídeos, las fotografías, los pictogramas (en casos de necesidades especiales), etc.

Suelen tener, además, una memoria visual muy buena, y «dibujan» la forma de las cosas en su mente.

Cuando intentan recordar algo, suelen recurrir a imágenes del pasado. Por otro lado, el dibujo también les resulta muy útil para memorizar y consolidar conceptos.

Imagen: Pexels

¿Cómo enseñar para fomentar el aprendizaje visual?

Algunas ideas para fomentar el aprendizaje en estos niños son:

  • Crear tarjetas de aprendizaje con dibujos/imágenes.
  • Utilizar material sensorial, que emita luces, por ejemplo (sobre todo en niños pequeños).
  • Utilizar recursos visuales como las fotografías, los vídeos…
  • Incluir esquemas visuales y de colores, además de mapas mentales, en los materiales de estudio.

Aprendizaje auditivo

Los niños con un estilo de aprendizaje auditivo procesan mejor la información a través del sentido del oído. Tienen facilidad para deletrear fonéticamente las palabras, es decir, para emitir sonidos y letras y formar palabras.

Algunos pueden tener dificultades cuando leen porque no tienen tanta facilidad para procesar la información visual. Aprenden muy bien a través de la escucha, y recuerdan las cosas mejor cuando estas se les presentan en forma de textos, relatos, melodías, poemas, cantos…

¿Cómo fomentar el aprendizaje auditivo?

Como en el caso anterior, os dejamos algunas ideas para estimular el conocimiento de los niños con este estilo de aprendizaje:

  • Utilizar canciones o melodías para enriquecer el material.
  • Utilizar grabaciones.
  • Utilizar material muy sensorial.
  • Poner énfasis en la entonación del discurso (que sea cambiante).
  • Sobre todo en niños pequeños, optar por juguetes musicales.

Aprendizaje manipulativo

Imagen: Pexels

Finalmente, encontramos a los niños que tienen un estilo de aprendizaje manipulativo. Es decir, procesan mejor la información a través del uso de las manos, del tacto, de la manipulación de los objetos…

Les gusta mucho tocar el material y mover las cosas, y diferencian fácilmente las texturas o el material de los objetos.

Les suele gustar jugar a actividades manipulativas y muy sensoriales, moldear con plastilina, etc. Suelen ser niños a los que se les dan bien las manualidades y la creatividad, y cuando son más mayores, la carpintería, el diseño… Son muy «manitas».

¿Cómo estimular el aprendizaje manipulativo?

Finalmente, a la hora de estimular el aprendizaje de los niños que aprenden mejor a través de la manipulación, puede ayudaros:

  • Utilizar material manipulativo como la plastilina.
  • Utilizar material de diferentes texturas y formas.
  • Recurrir a juegos de construcción como el lego, juegos donde se deban crear figuras (por ejemplo, el tangram), etc.

Otros estilos de aprendizaje importantes

Más allá de los mencionados, encontramos otros estilos de aprendizaje también muy importantes, que son:

Estilo lógico o matemático

Es el estilo que más se asocia a las matemáticas y a las ciencias. Es habitual en alumnos que prefieren razonar las cosas y encontrarles su lógica en lugar de ponerlas en práctica para entenderlas, por ejemplo.

Estilo lingüístico o verbal

Imagen: Pexels

Es un estilo de aprendizaje habitual en niños que aprenden mucho mejor a través de las palabras, eso es, a través de la lectura y la escritura. Les van muy bien los apuntes a la hora de estudiar.

Estilo naturalista

Este estilo de aprendizaje es típico de los niños que procesan mejor la información a través de los patrones que se dan en la naturaleza. Suelen disfrutar y aprender fácilmente al aire libre, y aplican el razonamiento científico para comprender a los seres vivos.

Estilo social

Los niños con este estilo de aprendizaje prefieren trabajar en grupo y compartir sus conclusiones en contextos grupales. Un tipo de juego que les motiva mucho y con el que pueden aprender es el juego de roles.

Estilo kinestésico o físico

El estilo kinestésico se asemeja un poco al estilo manipulativo ya descrito. En este caso, hablamos de niños que aprenden más fácilmente a través de las sensaciones y los movimientos (de los objetos y de su propio cuerpo).

Es un estilo que implica un aprendizaje más lento que otros, pero suele generar un aprendizaje mucho más profundo (por ejemplo, cuando los niños aprenden a ir en bicicleta).

Estilo práctico

Hablamos de niños que aprenden mucho mejor aplicando la teoría a la realidad, es decir, que necesitan llevarla a la práctica. Para enseñarles, es mejor mostrarles las cosas que estamos explicando.

Estilo individual o intrapersonal

Finalmente, este estilo de aprendizaje es habitual en niños que aprenden mucho mejor estando solos, de forma individual. Suelen recurrir a la introspección y a la reflexión para entender mejor las cosas.

¿Cómo se aprende mejor?

De todo lo descrito hasta ahora en el artículo se desprende que no hay una respuesta universal a la cuestión de «¿cómo se aprende mejor?».

Está claro que habrá niños que aprenden mejor en una habitación tranquila, bien iluminada y sin ruidos, y de hecho es la idea tradicional que se tiene del aprendizaje.

Y aunque la comodidad y la calma son elementos son muy favorecedores para la concentración en la mayoría de los casos, también sabemos que, como hemos visto, no existe una única forma de aprender, y esto tiene relación también con el ambiente.

Por ello hay niños que aprenden mejor en un entorno más desordenado, con sonidos de fondo…

Imagen: Pexels

Por otro lado, el canal de acceso a la información también será importante. ¿Cómo les presentamos la información a los niños? Habrá niños que aprendan mejor modelando plastilina, otros leyendo, otros escuchando…

Y por ello es tan importante adaptarnos, como profesores y profesoras y también como padres y madres, a estas particularidades en su aprendizaje, para que este sea significativo.

Y tú, ¿detectas cuál es el estilo de aprendizaje de tu hijo? ¿Cómo crees que aprende mejor? ¿Le facilitas material acorde a su estilo? ¡Te animamos a probarlo y a abrirte a nuevas posibilidades con él!

Fuente: Psic. Laura Ruiz Mitjana/bebesymas.com 

 

Comparta en sus redes sociales

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*