América Latina debe invertir en la capacitación del uso de las TIC en educación

1
1108

Entrevista de BRECHA CERO a Miguel Gallegos. Director del Programa de Alfabetización Digital de la Red Educativa Mundial.

La incorporación de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) al sector educativo tiene diversas aristas. En general, cuando son los Estados los que llevan adelante estas iniciativas se adoptan metodologías de entrega de dispositivos a los alumnos, docentes y establecimientos; sin embargo es importante un trabajo integral al momento de buscar estos objetivos.

Sobre este tipo de implementaciones trabaja la Red Educativa Mundial (REDEM), organización que busca elevar el nivel educativo de estudiantes y profesores por medio de las TIC. Funciona como una plataforma de difusión de estas herramientas, así como de metodologías de enseñanza, donde docentes y centros educativos se retroalimentan de las distintas experiencias.

Miguel Ángel Gallegos Cárdenas, Director del Programa de Alfabetización Digital de la Red Educativa Mundial de REDEM.

Como Director del Programa de Alfabetización Digital de la Red Educativa Mundial de REDEM,  Miguel Ángel Gallegos Cárdenas cuenta con conocimiento de diferentes experiencias de implementación de TIC en el sector educativo. Gallegos está formado como Licenciado en  Administración, Maestro en Desarrollo y Planeación de la Educación y actualmente estudiante del Doctorado en Ciencias Sociales en la Universidad Autónoma Metropolitana.

Mostrando un gran interés en la transformación cultural que está viviendo la sociedad entorno a la era digital. Le gusta contribuir en iniciativas que fomenten la construcción de una mejor sociedad, Gallego planteó sus ideas con Brecha Cero:

Brecha Cero: ¿Cuál es la importancia de la incorporación de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en los sistemas educativos?

Miguel Gallegos: Desde el origen de antiguas civilizaciones, el ser humano tuvo la necesidad de auxiliarse de diversas herramientas de conteo. Estos instrumentos tecnológicos fueron evolucionando, pasando por diversos momentos, materiales y usanzas. La invención de la máquina analítica de Charles Babbage (1833) y la Máquina de Alan Turing (1936) darían la pauta para llegar a lo que hoy conocemos como computadora. Una herramienta tecnológica que en la actualidad no solo sirve al ser humano en los asuntos de conteo y de cómputo, sino que va mucho más allá de esos orígenes.

Las tecnologías que el hombre creó a través de su evolución histórica, le sirvieron para facilitar su estancia en el planeta tierra. Todas estas invenciones generadas, han tenido la intención de contribuir al propio desarrollo humano, social, productivo, e incluso para ayudar a ser más agradable, cómoda, práctica y feliz la vida misma.

Así, llegamos a nuestro presente en que los hombres y mujeres de todas las edades en gran parte del mundo, hacen uso de las llamadas TIC. Término que se construyó para generalizar la gran cantidad de tecnologías existentes en la actualidad y generadas –podríamos considerar– desde el telégrafo (1836), el teléfono (1876), la radio (1920), la televisión (1926), la primera computadora IBM (1944), el transistor (1948), el circuito integrado (1957), el concepto de informática (1957), el internet (1969), el microprocesador (1971), los lenguajes de programación, las diversas compañías creadoras de software y de hardware, la laptop (1982), el teléfono móvil (1983), la creación de los protocolos HTTP y HTML (1990), del WWW (1991), la conectividad inalámbrica Wi-Fi (2000) y la tableta digital (2001) en fin, una gran cantidad de tecnologías, cada vez más avanzadas, sofisticadas y digitalizadas.

Nuevas formas de información, comunicación y transmisión surgirían para estar al servicio de los seres humanos. Así, las llamadas TIC, se pondrían al servicio de las sociedades en todo el mundo. Podemos encontrar su usanza en diversos campos y disciplinas sociales. Aunque, a veces se usan solo para comunicarse, otras para informarse y muchas más para divertirse; pero también se ocupan para producir, comerciar, innovar, diseñar e incluso enseñar.

Enseñar es sinónimo de educar, lo que implicó pensar en la posibilidad de usar las TIC en el campo de la educación, es decir, en los sistemas educativos. Lo cual ha venido sucediendo ya hace varios años –podríamos considerar–, desde la década de los 40s, cuando se usaban algunas tecnologías como los medios de comunicación de la radio e incluso la televisión –solo por mencionar algunos– para impartir algunos cursos, hasta nuestros tiempos en que el desarrollo de la informática, evolucionó y unifico diversos elementos que permitirían el uso de computadoras en algunos sistemas educativos.

Así, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTIC) se harían presentes para ser consideradas en las escuelas y sistemas de enseñanza.

Un camino nada sencillo, con más de un siglo de evolución permanente, cada vez más acelerado, innovador e influyente en la especie humana. Las TIC han alcanzado un nivel de importancia e influencia en todos los sectores de la sociedad, al grado que actualmente los organismos internacionales sugieren a los gobiernos de todo el mundo hacer uso de las TIC en sus procesos educativos.

Las personas en todo el mundo están conectadas –enlazadas y comunicadas digitalmente– más que nunca. Tal es su influencia que la educación hoy se imparte en línea, de manera asíncrona, sin estar presente en un mismo lugar, usando diversas plataformas, videos, audios, multimedios, aplicaciones, en fin, hoy se puede enseñar o aprender más, haciendo uso de las TIC que asistiendo a cualquier centro escolar de manera presencial.

Estamos en un momento histórico para el futuro de la educación presencial de la educación con uso y sin uso de TIC.

Aunque debemos recordar que, en todo sistema educativo, están en interacción un conjunto de diversos elementos, como son los normativos, organizativos, operativos y actualmente los tecnológicos, en que entran las TIC en juego. Es decir, las TIC, solo son un factor más en el mundo de la educación, tan grande o tan pequeño como el sistema en turno lo quiera considerar, que incluso pueden beneficiar o afectar de acuerdo a la interrelación que tengan con los otros factores de los propios sistemas educativos.

Brecha Cero: ¿Cómo considera que puede ayudar la inclusión de las TIC en educación a reducir la Brecha Digital?

Miguel Gallegos: Como mencione, las TIC pueden beneficiar o perjudicar los procesos educativos, todo dependerá de la relación que previamente se planee realizar a la hora de incluirlas en los sistemas educativos. No basta incluir a las TIC en la educación. Hay que darle forma y sentido a esa inclusión, es decir, hay que planear, capacitar, direccionar, adecuar, evaluar, preparar el terreno educativo en que se pretendan incorporar.

Con la innovación de la laptop y sobre todo de la tableta digital a inicios del siglo XXI, muchos países del mundo comenzaron a implementar programas de dotación de dispositivos móviles en las escuelas. El primero de ellos, sería Uruguay en 2007 con el plan Ceibal y posteriormente muchas naciones –sobre todo latinoamericanas– seguirían sus pasos. Pero triste realidad con la que se enfrentarían al ver muchos de estos programas fracasados. Sin rumbo y sin dirección.

Prueba de ello, es el reporte que emitiera la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en 2015, en que, a través de un estudio aplicado por el mismo organismo a sesenta y tres países, denominado “Estudiantes, Ordenadores y Aprendizaje: realizando la conexión”, en que concluyeran que, a pesar del uso de las TIC, no ha habido mejoras en el rendimiento académico de los estudiantes –al menos hasta esa fecha–.

Habrá que estar atentos a nuevos informes, más recientes y considerar las variables que en su momento se analicen.

Así, la brecha digital, es un término que comúnmente se relaciona a la diferencia que existe entre tener o no acceso a las TIC. Es un tema muy importante, por lo cual se está abordando en las comunidades industriales, académicas, educativas y sobre todo gubernamentales, donde lo primordial es no quedar fuera del acceso a las tecnologías digitales que cada día evolucionan más rápidamente.

Cómo educador, me detendría más en el análisis del uso que se da a los dispositivos móviles, que en el acceso a ellos.

Incluso el tema del acceso es algo que ya no debería competir tanto a los gobiernos, en el sentido de dotar. Pues actualmente un alto porcentaje de habitantes en cada nación, puede adquirir por cuenta propia el acceso a las TIC, centradas principalmente en los dispositivos móviles.

Los costos han disminuido, el acceso podría quedar de lado, lo verdaderamente preocupante y ocupante deben ser los usos, con lo cual quiero referirme a la importancia de la capacitación, actualización y formación en uso de tecnología digital, tanto de los docentes, como de los estudiantes. En eso deben invertir los gobiernos en Latinoamérica.

Brecha Cero: ¿Qué desafíos afronta América Latina en lo que respecta a la inclusión de las TIC en Educación?

Miguel Gallegos: En primer lugar, pensaría en que América Latina es ante todo un consumidor de tecnología. Creo que es lo que culturalmente seguimos pensando, en consumir. Pocas veces podemos escuchar el término, innovar, crear o generar tecnología. Creo que ese debería ser el desafío, que en nuestro continente deberíamos pensar en dar ese salto y pasar a desarrollar modelos de generación de TIC.

Pero mientras eso sucede, ciertamente debemos seguir usando la tecnología asiática, debemos seguir incluyéndola.

La inclusión de las TIC en educación en los países es un tema que corresponde a los gobiernos a través de sus ministerios o secretarías de educación. Es un tema de políticas públicas de inclusión de TIC en la educación, de incorporación a la agenda gubernamental. Como sabemos, las políticas tienen un ciclo de vida: identificación, diseño, selección, implementación y evaluación.

Por ello, considero que, con la experiencia de estos primeros años del siglo en el tema de tecnología educativa, los gobiernos Latinoamericanos deben generar nuevas políticas inclusivas, que no solo doten y brinden acceso a las TIC. Lo importante será la concientización –evocando a Paulo Freire– de las usanzas educativas se den a las TIC, tanto de manera institucional como individual.

Brecha Cero: ¿Qué trabajos realiza REDEM para que aumente la adopción de las TIC en el sector educativo?

Miguel Gallegos: En primer lugar, mencionar que REDEM es una organización internacional que tiene por finalidad elevar el nivel educativo tanto de estudiantes como de profesores a través del uso de las Tecnologías de Información y Comunicación, por medio de sus plataformas digitales de difusión; que se alimentan de las experiencias compartidas por docentes, académicos, investigadores, centros e instituciones educativas en sus diferentes niveles y modalidades, distribuidas en Latinoamérica, España y Angola en el continente africano.

Una de las líneas más importantes de REDEM en este sentido, es el programa de alfabetización digital, en el que tengo el gusto de participar de la mano de más de cien especialistas en tecnología educativa distribuidos en más de veinte países. Todos ellos, participantes voluntarios sin más interés que, el de difundir las actividades que se realizan en sus diversos países y en sus diferentes ámbitos e instituciones en relación al uso de las TIC en la educación.

Así, la dinámica de compartir experiencias en nuestro portal electrónico www.alfabetizaciondigital.redem.org ha dado pauta en los últimos dos años, a aprender unos de otros, a que las instituciones educativas a las que pertenecemos conozcan nuevas formas de trabajar con TIC.

Durante mi gestión en el programa de alfabetización digital, pusimos en marcha el proyecto embajadores digitales, y quienes participan de manera voluntaria en nuestro proyecto con gusto dan a conocer las actividades que hacen en sus ámbitos laborales y académicos. Nuestra plataforma ha sido un referente para muchos profesores en el último año.

REDEM es una organización autogestionaria, autofinanciada, independiente y libremente contribuye y apoya iniciativas que tengan un carácter educativo y de aporte a la cultura en América Latina y en cualquier parte del mundo en que se brinden las condiciones de hacer sinergia.

Debo confesar que no ha sido fácil la humilde aportación que REDEM hace a la sociedad, el equipo que participa lo hace voluntariamente, no se manejan recursos y, por tanto, los programas que se generan son con recursos propios, con un gran esfuerzo y con el simple deseo de contribuir a tener un mejor mundo.

Por otro lado, en el entendido de que la capacitación y actualización de los profesores es de sumo interés para nosotros, desde REDEM se tienen otras líneas de acción para ofertar cursos y desarrollo en TIC, con el fin de cumplir nuestro sueño de unir a los profesionales de la educación del mundo en una misma plataforma colaborativa, libre y abierta en que los usuarios de estas tecnologías sean cada vez más conscientes del sentido educativo que se le puede brindar a las TIC del presente y del futuro. Esas son parte de las estrategias que realizamos para contribuir a una mejor adopción de las tecnologías en el sector educativo.

Finalmente, mencionar que desde REDEM, se ha podido construir una red de profesores esparcidos en diferentes partes del mundo, que mantenemos comunicación en línea y que compartimos experiencias, materiales digitales y sueños. Así mismo, cuando las circunstancias lo permiten coincidimos en algún congreso, en algún evento educativo o en alguna de las instituciones educativas a las cuales pertenecemos, sea en el país en que radicamos o en algún otro que tengamos la oportunidad de visitar.

REDEM es una comunidad para fraternizar y solidarizarse en bien del mejor uso educativo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Brecha Cero – ¿Qué estrategias deben tomar los distintos gobiernos de América Latina para potenciar el uso de las TIC en la Educación?

Miguel Gallegos – Sin duda, que aprender de los especialistas y hacerles caso sería una buena alternativa. En cada nación hay siempre universidades, centros de estudio, o instituciones de educación superior donde se abordan de manera especializada las formas en que se hace uso de las TIC. Personalmente sugiero que los gobiernos escuchen la voz de la academia, de los profesores, incluso de los estudiantes, antes de poner en marcha cualquier programa en tecnología educativa. Muchas veces las políticas públicas vienen de arriba abajo y eso no contribuye a una buena implementación y por consecuencia trae malos resultados. El manejo de recursos es un tema delicado, desde mi perspectiva muchos gobiernos se preocupan por invertir recursos en programas de tecnología educativa que muchas de las veces no son los más indicados para sus comunidades escolares o para las pretensiones que se tienen. Los gobiernos deben ser muy claros en lo que quieren, mejorar el desempeño de sus estudiantes para que se incorporen a la sociedad mejor preparados, o solo pretenden incorporar TIC durante sus gobiernos para presumir que están abatiendo la brecha digital. Es fuerte, pero eso es lo cierto. En ocasiones los recursos que se invierten ya no se recuperan, por ello sugiero planear profundamente, siguiendo los principios de la elaboración de políticas públicas. Es muy importante la planeación y lo que se pretende lograr cuando se pone en marcha algún programa. Como decía no solo es dotar y brindar acceso a las TIC, los objetivos deben ir más allá de eso. Hoy es más importante brindar acompañamiento a los profesores, capacitación en línea y sobre todo presencial. Considero que hoy, los gobiernos deben hacer que los docentes se sientan acompañados por sus autoridades educativas, que sepan que no están solos en este cambio cultural que la sociedad está viviendo. Los estudiantes son distintos a los de hace algunos años en que el contexto educativo era diferente. Hoy la tecnología enmarca los procesos educativos, por eso es tan importante acompañar a los docentes para que no se sientan solos en la inmensa labor que como profesor se tiene. Finalmente, menciono en torno a esta pregunta que los gobiernos deben voltear a mirar sus modelos educativos. Estos son una normatividad muy trascendental, de hecho, el modelo educativo es lo que permite que se haga uso o no de las TIC en las escuelas. Por ello, hay que voltear a los modelos y preguntarse qué pretenden sus políticas educativas y sobre todo cómo están siendo implementados sus modelos pedagógicos, máxime si son convenientes para sus comunidades escolares.

Brecha Cero – ¿Qué mercados considera más avanzados en la región en lo que respecta a la incorporación de las TIC en el sector?

Miguel Gallegos – Según el último informe global sobre tecnologías de la información 2015, presentado en el Foro Económico Mundial (FEM) se puede identificar que en América Latina las cosas no están bien, se ve una brecha enorme entre los países del primer mundo y nosotros. Entre los menos rezagados en América encontramos a Chile, Puerto Rico, Uruguay, Costa Rica y Panamá, estando por encima de Colombia, Brasil, Trinidad y Tobago, México, Perú y Argentina, lo que también marca una brecha entre los países latinos. Desde mi perspectiva, coincido con estos datos, pues el primer bloque de países según el banco mundial, mantienen una buena economía, lo que se ve reflejado en un mejor uso de las TIC, entendido esto como una eficiente banda ancha, un uso cada vez más demandante de los diferentes sectores de la población y sobre todo la incorporación de las TIC en la agenda oficial de los gobiernos. Creo que valdría la pena hacer un estudio más profundo de esto, considerando los tamaños de población de cada país, el estado socioeconómico y político, el nivel educativo, considerar las pruebas estandarizadas de los organismos internacionales entre otras variables para poder hacer un comparativo más preciso e identificar las diferencias entre los países de la región. Sin duda, aprender de los que van a la delantera.

Brecha Cero – ¿Qué aportes considera necesarios desde el sector privado para potenciar la adopción de las TIC en el sistema educativo?

Miguel Gallegos – Es una pregunta muy interesante, no es sencilla de responder, ya que están en juego decisiones gubernamentales, políticas públicas, contextos políticos y sociales de cada país, y sobre todo las decisiones de hacer o no inversión en los sistemas educativos. Con la globalización económica las áreas de oportunidad que tiene el sector privado son muy grandes, pero en el ámbito educativo las posibilidades son un tanto limitadas, ya que las Constituciones Políticas de los países latinoamericanos impiden en la mayoría de los casos que el sector privado invierta de manera directa en la educación pública. Considero que sería bueno algún tipo de alianzas entre los gobiernos y el sector privado, con el fin de unir esfuerzos y hacer sinergia para generar programas de actualización y capacitación digital a docentes y estudiantes de todos los niveles, además de generar un mejor acceso a dispositivos móviles para uso educativo, finalmente sería muy bueno incrementar el ancho de banda en los países latinoamericanos. Pero incrementarlo como eh venido diciendo para mejorar los usos. No basta tener rapidez en la conectividad si los usos siguen siendo solo de diversión y comunicación.

Brecha Cero – ¿Cuál es la importancia de la banda ancha móvil en la implementación de las TIC dentro de la educación?

Miguel Gallegos – Sin duda que la banda ancha juega un papel muy importante a la hora de revisar las economías de las naciones. Diversos estudios indican incrementos porcentuales significativos cuando la banda ancha incrementa. Eso es muy bueno. Aunque los sectores que más se ven favorecidos son los de manufactura, servicios, gobierno, transporte y salud, principalmente. Educación queda un tanto rezagada, no se ven diferencias. Si las economías se ven favorecidas al mejorar la banda ancha, seguramente podría haber grandes incrementos en los sistemas educativos a la hora de usar las TIC, siempre y cuando se considere que la banda ancha también es otro factor en los sistemas educativos. De diversos factores están llenos los sistemas educativos y para un correcto funcionamiento y resultados de lo que con ellos se pretenda, todos los elementos deben trabajar armónica y acertadamente para lograr los objetivos planeados. El acceso a dispositivos móviles, con una banda ancha cada vez más potente creo que no traería beneficios cuando de educación se trata. Digo ello, no por ser pesimista, sino porque estoy consciente de que los usos que se vienen dando a estos dispositivos, no son usos educativos. Por ello, a la par de incrementar la banda ancha móvil, considero que se deben generar programas de concientización de la tecnología, de uso educativo y de cultura digital para que tengan sentido en la educación, incrementar la banda ancha, pero de buenos usos de la tecnología en la educación. Por otro lado, se dice que el objetivo de mejorar la banda ancha utilizada en los sistemas educativos contribuiría con la intención de extender la educación a todos los rincones de cada nación. Sin embargo, parece que ello no ha sido suficiente. Resta mucho por hacer en ambos casos en los países de Latinoamérica, tanto mejorar la banda ancha, como contribuir a la cobertura y extensión de las matrículas escolares y en todos los niveles educativos. A mayor flujo de información, mayor inmediatez en las operaciones, transacciones, descargas y en todos los procesos digitales, algo muy bueno. No tengo la menor duda que mejorar la conectividad puede ayudar a muchas cosas en todos los sectores de la sociedad, pero antes que ello, debemos ayudar a las personas –sobre todo si son estudiantes o profesores– a estar conscientes de los usos que den a esa conectividad.

Fuente:

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*