¿Por qué las ciudades de Finlandia son paraísos para los amantes de las bibliotecas?

0
395

Se considera que las bibliotecas son la cara visible de la creencia finlandesa en la educación, la igualdad y la buena ciudadanía. Tal vez una pista de porque ese entusiasmo finlandés por las bibliotecas venga del hecho de que ofrecen mucho más que libros. Las bibliotecas de ciudades y pueblos de toda Finlandia han ampliado sus funciones para incluir el préstamo de publicaciones electrónicas, equipos deportivos, herramientas eléctricas y otros “artículos de uso ocasional”. A finales de año abre sus puertos la moderna biblioteca Oodi de Helsinki que estará frente al Parlamento como el mejor símbolo de la democracia,  y contará con un cine, un estudio de grabación y un espacio para creadores. Es el lugar perfecto para una nación alfabetizada que lleva el aprendizaje público al siguiente nivel.

 “Las bibliotecas deben llegar a las nuevas generaciones. El mundo está cambiando, así que las bibliotecas también están cambiando. La gente necesita lugares para reunirse, para trabajar, para desarrollar sus habilidades digitales”.

Nasima Razmyar es teniente de alcalde de Helsinki

Nasima Razmyar es teniente de alcalde de Helsinki y está dispuesta a defender la institución que tanto le ha aportado, empezando por la construcción de Oodi (Oda en español), la nueva biblioteca central de la ciudad, que se inaugurará en diciembre. No es la única que siente pasión por las bibliotecas. “Finlandia es un país de lectores”, declaró recientemente la embajadora del Reino Unido, Päivi Luostarinen, y es difícil discutir con ella. En 2016, la ONU nombró a Finlandia como la nación más alfabetizada del mundo, y los finlandeses se encuentran entre los usuarios más entusiastas de las bibliotecas públicas del mundo: los 5,5 millones de personas que viven en el país piden prestado cerca de 68 millones de libros al año.

Se considera que las bibliotecas son la cara visible de la creencia finlandesa en la educación, la igualdad y la buena ciudadanía. “Hay una fuerte creencia en la educación para todos”, dice Hanna Harris, directora de Archinfo Finlandia y comisaria de Desarrollo Mental. “Hay una apreciación de la ciudadanía activa, la idea de que es algo a lo que todo el mundo tiene derecho. Las bibliotecas lo encarnan con fuerza”, añadió.

“La tarjeta de la biblioteca fue lo primero que tuve, que alguna vez tuve”, dice Nasima Razmyar. Hija de un ex diplomático afgano, Razmyar llegó a Finlandia con su familia en 1992 como refugiada huyendo de los disturbios políticos. Incapaz de hablar el idioma, con escasos recursos, y tratando de encontrarle sentido a la nueva y extraña ciudad en la que se encontraba, se sorprendió al descubrir que tenía derecho a una tarjeta de biblioteca que le concedería libros gratis. Su aprecio por el privilegio no se ha desvanecido: “Todavía tengo la tarjeta de la biblioteca en mi cartera”, dice orgullosa.

En un momento en que las bibliotecas de todo el mundo se enfrentan a recortes presupuestarios, una disminución de los usuarios y el cierre, Finlandia se está resistiendo a la tendencia. Según las cifras de las autoridades locales de 2016, el Reino Unido gasta sólo 14,40 libras esterlinas por cabeza en bibliotecas. En cambio, Finlandia gasta 50,50 libras esterlinas por habitante. Mientras que más de 478 bibliotecas han cerrado en ciudades y pueblos de Inglaterra, Gales y Escocia desde 2010, Helsinki está gastando 98 millones de euros en la creación de una nueva y enorme biblioteca. No contentos con la mera construcción de una biblioteca, los finlandeses han hecho pública su pasión: El pabellón finlandés de la Bienal de Arquitectura de Venecia de este año es una carta de amor a los hitos literarios del país.

Tampoco es difícil entender por qué se utilizan tanto las bibliotecas urbanas de Finlandia: El 84% de la población del país es urbana, y dado el clima a menudo duro, las bibliotecas no son simplemente lugares para estudiar, leer o tomar prestados libros – son lugares vitales para socializarse. De hecho, Antti Nousjoki, uno de los arquitectos de Oodi, ha descrito la nueva biblioteca como “una plaza interior”, muy lejos de la visión estereotipada de las bibliotecas como espacios rancios y silenciosos. “Oodi ha sido diseñada para dar a los ciudadanos y a los visitantes un espacio libre para hacer lo que quieran hacer – no sólo ser un consumidor” explica Nousjoki.

Oodi es más que un monumento sobrio al orgullo cívico. Encargada como parte de la celebración de un siglo de independencia en Finlandia, la biblioteca no es un mero depósito de libros. “Creo que Finlandia no podría haber dado un regalo mejor a la gente. Simboliza la importancia del aprendizaje y la educación, que han sido factores fundamentales para el desarrollo y el éxito de Finlandia”, dice Razmyar.

Esos sentimientos de orgullo por la igualdad de oportunidades que ofrece la nueva biblioteca de la ciudad se ven reflejados en el sitio elegido para Oodi: justo enfrente del parlamento. “Creo que no hay otro sitio mejor que pueda estar frente a los terrenos que simbolizan la democracia como lo hace la biblioteca pública”, dice Razmyar. “Es importante que cuando se esté en el balcón abierto de la biblioteca, la gente mire directamente al parlamento y se contemple en el mismo nivel”.

Tal vez una pista de porque ese entusiasmo finlandés por las bibliotecas venga del hecho de que ofrecen mucho más que libros. Mientras que muchas bibliotecas de todo el mundo proporcionan acceso a Internet y otros servicios, las bibliotecas de ciudades y pueblos de toda Finlandia han ampliado sus funciones para incluir el préstamo de publicaciones electrónicas, equipos deportivos, herramientas eléctricas y otros “artículos de uso ocasional”. Una biblioteca en Vantaa incluso ofrece un karaoke.

Estos espacios no están diseñados para ser templos polvorientos para la alfabetización. Son espacios vibrantes y bien pensados que tratan activamente de involucrar a las comunidades urbanas que los utilizan. La biblioteca de Maunula, un suburbio del norte de Helsinki, tiene una puerta que conduce directamente a un supermercado, una decisión sorprendente y funcional que, junto con su centro de educación de adultos y su sección de servicios para jóvenes, se debió en parte al hecho de que fue diseñada con la colaboración de la población local.

Oodi, sin embargo, irá aún más lejos: además de su función principal como biblioteca, contará con una cafetería, restaurante, balcón público, cine, estudios de grabación audiovisual y un espacio de creación con impresoras 3D. Aparentemente se pensó en una sauna, pero parece que no ha llegado el presupuesto final.

Esta diversidad es clave, argumenta Razmyar. “Las bibliotecas deben llegar a las nuevas generaciones. El mundo está cambiando, así que las bibliotecas también están cambiando. La gente necesita lugares para reunirse, para trabajar, para desarrollar sus habilidades digitales”.

Además, como edificios urbanos clave, las bibliotecas están diseñadas para inspirar la propiedad. “Queremos que la gente encuentre y utilice los espacios y empiece a cambiarlos”, dice Nousjoki. “Nuestro objetivo era hacer que Oodi sea atractiva para que todo el mundo lo use y participe en su mantenimiento y mejora”.

El sitio y el diseño de la nueva biblioteca de Helsinki son ciertamente sorprendentes, pero quizás lo más impresionante de todo es la falta de oposición pública a un proyecto tan costoso. “La gente está deseando que llegue Oodi. No ha sido polémico: la gente está entusiasmada en general”, dice el director de Archinfo, Harris. “Será importante para la vida diaria aquí en Helsinki.”

Fuente: Universoabierto.org

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*