La educación del futuro en América Latina e Iberoamérica en el año 2030

2
1547

Mónica S. Carabantes S

Mónica S. Carabantes S.

Consultora REDEM – Chile

 

Esta visión futurista de la educación para el año 2030, obedece a una profunda reflexión de quien escribe este artículo y una preocupación porque se logre un mejoramiento en la calidad de la educación en América Latina, Iberoamérica y otros países. Especialmente en la cantidad y calidad de los contenidos que se le entrega a los niños y adolescentes en la enseñanza primaria y secundaria; como también en la formación de los futuros profesores.

Como no aprovechar los grandes avances tecnológicos, en beneficio de la educación. No olvidemos que los actuales niños de 3 a 6 años de edad, saben utilizar computadores, celulares. Su mente viene programada para vivir este siglo XXI.

Por tanto, es necesario crear un modelo educativo, que esté en relación con los avances tecnológicos de este siglo. Este nuevo modelo educativo debe considerar dos aspectos fundamentales:

A.- ¿En que momento el cerebro de un niño está en condiciones biológicas para integrar la información visual, verbal y auditiva con rapidez y poder aprender? Y no forzar por ejemplo el aprendizaje de la lectura antes de los 7 años de edad. Y

B.- La rapidez con que evoluciona el conocimiento en el mundo.

 El aspecto A.- mencionado, se fundamenta en investigaciones realizadas por la ciencia, sobre el funcionamiento del cerebro. La doctora Maryanne Wolf dice en su libro: “Como aprender a leer”; “que los cambios que se producen en el cerebro de los niños cuando aprenden a leer, depende de la capacidad del cerebro para relacionarse e integrar diversas fuentes de información, en concreto, el área visual con las áreas auditivas, linguísticas y conceptual.

Esta integración depende de la maduración independiente de cada zona, de las áreas asociativas correspondientes y de la velocidad a la que esas zonas pueden ser conectadas e integradas. Esa velocidad depende a su vez en buena medida de la mielinización de los axones neuronales. El mejor material conductor de la naturaleza, la mielina, forma una capa que envuelve los axones. Cuanta más mielina reviste el axón, con más rapidez puede la neurona conducir su carga”.

“Los nervios auditivos se mielinizan en el sexto mes (6º mes) del embarazo; los nervios ópticos, en el sexto mes después del parto (6º mes). Aunque cada una de las regiones sensoriomotrices está mielinizada y adquiere independencia funcional antes de los 5 años de edad, las regiones principales del cerebro, de las que depende nuestra capacidad para integrar la información visual, verbal, y auditiva con rapidez, como la circunvalación angular, no estan mielinizadas por completo en la mayoría de los casos hasta los 5 años de edad o después”.

El neurólogo del comportamiento Norman Geshwind, sugirió “que en la mayoría de los casos, la mielinización de la circunvalación angular, no se desarrolla lo suficiente hasta la edad escolar, esto es, entre los 5 y 7 años de edad”.

El aspecto B.- de este futuro modelo educativo, se fundamenta en la gran cantidad de contenidos disponibles en Internet.

Considerando los fundamentos de estos aspectos que son fundamentales en este nuevo modelo educativo 2030, es necesario cambiar el número de años de estudios escolares, creando 3 ciclos de enseñanza escolar:

I Enseñanza de la pre-infancia (3 a 6 años de edad)

II Primer ciclo enseñanza primaria (7 a 10 años de edad)

III Segundo ciclo enseñanza primaria (11 a 15 años de edad)

En este planteamiento muy sintetizado de cómo podria ser un nuevo modelo educativo 2030 para América Latina e Iberoamérica principalmente, se pretende aprovechar al máximo las potencialidades cerebrales de los educandos entre el primer y segundo ciclo de primaria, es decir, en los 9 años de escolaridad, después de la enseñanza de pre-infancia.

Este modelo educativo 2030, considera una readecuación de los programas de estudio para la enseñanza primaria, incluyendo nuevas asignaturas que se agregarían durante el transcurso de los 9 años de primaria, tales como: Astronomía, Física, Idioma nativo del país, Bioquímica, Psicología, Geografía, Pintura, Dibujo, Mecánica, Carpintería, Cocina, idiomas, Matemáticas, Fisico-Química, Talleres de tenis, Pin-Pon, además de las asignaturas tradicionales.

Los contenidos de estas asignaturas deben tener versión presencial y on-line a partir del 5º al 9º de Primaria.

Terminada la enseñanza primaria (9º año), los estudiantes deben postular a la enseñanza secundaria de Bachillerato, que duraría 3 años de estudio, en donde los estudiantes se preparan para entrar a la Universidad o bien continúan Estudios Técnicos.

“Este nuevo paradigma de la educación para el año 2030, expuesto en éste artículo subjetivo, es sólo una parte de lo que puede ser la Educación del Futuro.

 

Autora del artículo: Prof. Mónica S. Carabantes S.

Universidad de Santiago de Chile

Investigadora Educacional

Consultora REDEM

Comparta en sus redes sociales

2 COMENTARIOS

  1. Efectivamente, la educación cambia de manera lenta. De acuerdo al planteamiento de Mónica Carabantes, ¿cuál será el rol del profesor? y qué pasará con los niños que no tienen acceso a la internet.

  2. efectivamente, los sistemas educativos tienen que cambiar cualitativamente con etapas más amplias que puedan el desarrollo del cerebro, clave para mejorar los procesos de aprendizaje y lograr resultados de calidad en nuestra educación.

Responder a Guillermo Salinas Talavera Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*