Boletín Quincenal desarrollado por REDEM . Powered by PUBLIGRAFICO Design     -   2010
31 de Enero del 2010
DESAFÍO del SXXI:   NEUROCIENCIA  y NEUROFELICIDAD aplicadas al APRENDIZAJE y la EDUCACIÓN. 
- Principios claves para la Transformación Social -


BOLETÍN  REDEM
Ser feliz ya no es materia de poetas. Sociólogos, economistas y legisladores ven hoy en el bienestar individual una responsabilidad colectiva ligada a las políticas públicas. Incluso existe un mapa de los países más alegres y de los más desgraciados del planeta.

La felicidad es entre muchos de los estados emocionales humanos, el más deseado y el más difícil de alcanzar. Desde tiempos muy remotos los hombres han intentado encontrar el camino para alcanzarla pero es hoy en día, gracias al avance de la ciencia y de los estudios de muchos investigadores, que podemos comenzar a comprenderla, estudiarla y diseñar métodos para acercarnos a ella. 

Sociólogos y psicólogos ya la han puesto en sus agendas de investigación y hasta hay quienes la quieren traducir en cifras sin discusión, como el economista y parlamentario inglés Richard Layard, quien propone que el parámetro de la felicidad de un país reemplace al del crecimiento para medir su progreso. Y va más lejos: insiste en que debería ser la meta de toda política económica moderna.

Los síntomas sociales característicos de nuestra época como por ej. depresión y ansiedad, son una de las causas principales de infelicidad y toda política pública debería hacer feliz a la gente, por tanto, ocuparse de la salud cerebro-mental de la población es prioritario en ese sentido.  Layard fue uno de los primeros en decir alto y fuerte en Europa que el bienestar de un pueblo es tarea colectiva,  por tanto, el compromiso y esfuerzo de todos los actores sociales es imprescindible para lograr el mencionado objetivo.

Generar drogas endógenas de placer, amor y felicidad (neurofelicidad) es posible a partir de los avances de la neurociencia junto con el de otras disciplinas afines al comportamiento humano ** (lo que nos ha posibilitado comprender los  mecanismos neurofisiológicos de la felicidad y de la naturaleza de la conducta humana), pero además, se hace imprescindibe de aplicar en todo sistema educativo y  sociedad que se considere sana.

Nombre:
E-mail:
Comentarios:
Comentarios
   Por: Virginia Gudiño 
            Miembro Consultor REDEM en Argentina 
Pero, ¿cuál es esa función que la neurociencia como disciplina integral intenta comprender? Se trata, nada menos, que de penetrar el misterio de la relación entre la mente, la conducta y la actividad propia del tejido nervioso. Es decir, trata de desentrañar la manera de cómo la actividad del cerebro se relaciona con la psiquis y el comportamiento. Estudiar el cerebro es imprescindible para poder comprender  nuestros comportamientos y los procesos de aprendizaje;  y también para poder aplicar herramientas que ayuden a la modelación de los estados emocionales,  permitiéndonos cada día  ser un poco más felices.
Si tenemos en consideración que la felicidad no cura pero si protege de las enfermedades, para vivir mejor, ser feliz es tan eficaz como dejar de fumar, puesto que la felicidad es susceptible de alargar la vida entre 7,5 y 10 años. Este dato surge de un  estudio realizado a partir de unos 30 informes de diferentes países, sumados a otras investigaciones especialmente económicas, que intentan comprender lo que nos hace felices, y por qué las riquezas materiales no conllevan la felicidad. Sin duda, uno de los postulados mas importantes de Layard es el que afirma que la felicidad que reporta el ingreso va en relación con las expectativas de cada cual, según su mundo de referencia.

Esto permite a los economistas pensar en el concepto de vida en términos más complejos. Es hora de acabar con la pregunta de '¿qué compró?' y empezar por '¿vive usted bien?' ***. Un estado de ánimo feliz aumenta los años de vida. La razón no está clara, pero una cosa es segura: la gente feliz tiene tendencia a vigilar su peso y los síntomas de las enfermedades, a fumar menos y a beber menos alcohol. Normalmente son personas más dinámicas, más abiertas al mundo, confiadas, y con más relaciones sociales.
Además, según esta corriente de economistas, la pobreza,  es un factor curioso en las mediciones de satisfacción de las naciones. Hasta cierto nivel de desarrollo, la riqueza hace definitivamente la felicidad. Sin embargo, al elevarse el ingreso per cápita en una nación, pareciera que el dinero deja de influir en la sensación de contento. A partir de un poder adquisitivo de 10.000 dólares (6.700 euros) anuales, el aporte en 'cantidad de felicidad' de las condiciones materiales crece mucho menos. La felicidad se nutre entonces de otras circunstancias como la amistad, la pertenencia a una comunidad, la libertad, la democracia o las instituciones equitativas y eficaces.

Se ha concluido entonces, a partir de varios de los últimos estudios, que vivir en una buena sociedad y en un hábitat amigable, convivir en democracia, no dejar pasar las oportunidades, estar en pareja, tener trabajo, confiar en los demás, se creativo, gozar de buena salud y sentir el reconocimiento de los otros son algunos de los factores que nos harían más felices. Por tanto, la habilidad de las personas para manejar y  mejorar  sus  relaciones (tanto intra como  inter-personales), es un factor clave para el desarrollo y promoción de la felicidad.

Asimismo, existe una conexión altísima entre la felicidad y la actitud de ocuparse de la Salud Emocional. Esta conclusión fue uno de los resultados de la encuesta realizada entre 2140 casos en las grandes capitales de América Latina que realizó la firma internacional Coca-Cola sobre la salud emocional, el bienestar y la felicidad: 8 de cada 10 personas que se sienten muy felices se ocupan, en mayor o menor medida de su salud emocional, mientras que 7 de cada 10 de quienes no se sienten felices se ocupan poco de su salud emocional.

Pero ¿qué son las emociones? Las emociones son respuestas evolutivas que expresan cómo nos sentimos mental y físicamente con relación a algo que está ocurriendo en nuestro entorno. No importa nuestra raza o cultura, todos, sin excepción alguna  respondemos con la misma cara cuando nos enfadamos, estamos contentos, sentimos asco, tristeza, sorpresa o miedo.

Pueden definirse entonces como impulsos que nos llevan a actuar, movilizados por la apertura programas de reacción con los que nos ha dotado la evolución (archivos de dolor o placer),  que nos permitieron afrontar con éxito situaciones verdaderamente difíciles en el mundo natural, por lo tanto, tienen una función pro-supervivencia. ****

Las emociones son generadas en nuestro Cerebro Emocional y han sido desarrolladas y probadas como exitosas a lo largo de nuestra extensa historia evolutiva. Su impetuosa y rápida respuesta a los diferentes estímulos, nos han garantizado la supervivencia, pero en el mundo actual, muchas veces nos ocasionan serios inconvenientes. De aquí se desprende la necesidad de comprender nuestra biología, nuestro cerebro, nuestra mente, la importancia del estudio de las emociones, su manejo y modelación.


Podríamos decir que las emociones destructivas o descontroladas, como la ira, el enojo, el miedo, el deseo, el resentimiento, entre otras, resultan poco convenientes para resolver los conflictos que nos plantea la vida moderna. Estas emociones, creadas para durar breves momentos, quedan instaladas en nuestro cerebro y mente demasiado tiempo, inhabilitándonos para tener una existencia satisfactoria.

Si bien las investigaciones en neurociencia están empezando a dar sus primeros pasos, especialistas como el psiquiatra Norman Rosenthal ***** asegura que las conclusiones recientes coinciden siempre en un punto: "Los acontecimientos negativos evocan reacciones corporales y emocionales más fuertes y más rápidas que los neutrales o positivos", o sea que, el cerebro humano está más preparado para registrar las emociones negativas y nuevas, que las ¨buenas noticias¨.

El miedo, la tristeza, la ira y el disgusto, entre otras, funcionan como nuestros aliados y son ¨mensajes¨ que el cerebro envía para asegurar nuestra supervivencia, no para que seamos plenos y felices como soñamos. Si el cerebro no registra con igual intensidad las cosas que nos hacen bien, somos nosotros quienes debemos esforzarnos por valorarlas. Ser Feliz es una necesidad cultural, resultado de una búsqueda que viene a sumarse a todas las cosas que hacen a nuestro bienestar y mejor Calidad de Vida.

¿Por qué ocuparse de la Salud Emocional? Porque  comprender que las emociones constructivas como la alegría, el optimismo, el entusiasmo y la serenidad, pueden ser desarrolladas, nos permite crear herramientas más potentes para afrontar inconvenientes y mejorar notablemente nuestras vidas. Al incrementar las emociones ¨positivas¨, logramos motivarnos y perseverar, superar adversidades y frustraciones, aumentar la empatía, la esperanza, y lograr manejar adecuadamente las relaciones interpersonales, además de facilitar el desarrollo de las facultades del aprendizaje y razonamiento.

Un gran reto a asumir por los sistemas de enseñanza (tanto formal como no formal) de nuestros países, es entonces, la aplicación de herramientas que promuevan  el aprendizaje en torno al adecuado manejo de las emociones y la modelación de las conductas en nuestros niños (y adultos), dado que, un adecuado desarrollo y entrenamiento en Inteligencia de los Lóbulos Prefrontales (¨inteligencia emocional¨)  redunda en  beneficio del desarrollo del individuo como un Ser Humano Integral y con la potencialidad de Ser un  Ser Feliz.


¿Puede un programa de Formación/Educación/Entrenamiento aumentar la felicidad personal y ayudar a construir un Mundo más Feliz? Desde Neurocapital Humano estamos convencidos que la repuesta es afirmativa y además, comenzamos a emplear el término NEUROFELICIDAD, adaptando el tradicional de felicidad a los nuevos descubrimientos y herramientas actuales disponibles para lograr dichos objetivos.

¿Qué es Neurofelicidad?
Entendemos por neurofelicidad al conjunto de procesos internos capaces de generar drogas endógenas de placer, gratificación, paz, amor y felicidad, basados en los descubrimientos científicos de las últimas décadas, aportados por las ciencias del cerebro (neurociencia) y otras disciplinas afines al comportamiento humano y la salud, sobre los mecanismos responsables y  los neurotransmisores y  módulos cerebrales implicados. (1)

¿Cómo se pueden manejar las emociones y generar drogas endógenas de Placer, Felicidad y Amor? El primer paso, es  comprendiendo el funcionamiento de nuestra Unidad Cuerpo Cerebro Mente (UCCM) y el rol que juega el contexto y la epigenética en nuestros estados emocionales.  Todos creemos que sabemos por qué hacemos y no hacemos algo, o  por qué el otro lo hace usando el sentido común, pero éste sin buena información, con falta de información, o con una de mala calidad, no puede interpretar correctamente las situaciones, frenar respuestas emocionales inadecuadas ni generar emociones placenteras.

La auténtica felicidad  no sólo es posible, sino que lejos de depender de la suerte y de los genes  puede cultivarse identificando y utilizando muchas de las fortalezas y rasgos que ya se poseen. Así que aplicando las "fortalezas personales" en los ámbitos cruciales de la vida, no sólo desarrollaremos protecciones naturales contra el infortunio, la depresión y las emociones negativas, sino que podremos situar nuestras vidas en un plano nuevo y más positivo. Al identificar lo mejor de nosotros mismos y desarrollar esos aspectos, podemos mejorar sensiblemente nuestra vida y la de cuantos nos rodean.

La construcción y  logro de Neurofelicidad debe presentarse como un objetivo posible, en nada diferente de otros objetivos que la persona pudiera plantearse. Al igual que cualquier otro objetivo en la vida, la persona que mayores oportunidades tiene de alcanzarla es aquella que piensa en su objetivo y que lo ha analizado exhaustivamente, aquella que realiza mayores esfuerzos y aquella, que sobre todo, posee una información acertada sobre el modo de lograrlo. Nuestras formaciones en general y la que impartiremos en el 2011 en particular: NEUROFELICIDAD - Mitos y realidades, aportan dicha  información, y las herramientas. El análisis y el esfuerzo quedan, en adelante, en manos del participante


Neurocientíficamente hablando, podemos sintetizar que  SER FELICES se logra a partir del entrenamiento particularmente de los módulos Orbito Frontal (2) y VentroMedial (3)de los Lóbulos Prefrontales (LPF) del cerebro Humano, sumado a la Ausencia de emociones negativas y al entrenamiento del Hemisferio Izquierdo (más optimista que el derecho)
Aprender a manejar nuestras emociones y modelar nuestras conductas, así como Aprender a SER FELICES y ayudar a que otros también lo logren, debería convertirse en el principal propósito de nuestra vida, ya que con ello abrimos paso a una nueva dimensión en nuestras relaciones, tanto intrapersonales (con nosotros mismos) como interpersonales (con los otros), mejorando nuestra Calidad de Vida y la de las generaciones futuras.

Sólo a través de la comprensión, nos liberaremos del yugo que hasta ahora nos han impuesto los cerebros primitivos y podremos comenzar a transitar el camino hacia una humanidad integrada más solidaria y feliz, logrando que los anhelos de un mundo mejor se convierta en acciones concretas para lograrlo por parte de todos los seres humanos.


**  Como la psicología evolutiva, la psicología positiva, la genética conductual, la  teoría de la evolución y de la memética (entre otras-)

*** escribió Bill McKibben, en el libro 'Deep Economy: The Wealth of Communities and the Durable Future' ('Economía profunda: la riqueza de las comunidades y el futuro sostenible').

**** Nuestra Unidad Cuerpo Cerebro Mente (UCCM) es la misma que tenia el homo sapiens en la sabana africana, por lo tanto, si bien somos socialmente, seres del SXXI, nuestra genética sigue siendo del paleolítico y la función principal de la UCCM continúa siendo la SUPERVIVENCIA, actuando con programas de reacción creados para sobrevivir en el Mundo Natural . El ¨gran¨ inconveniente que nos presenta entonces, es su desadaptación al actual mundo moderno.

***** Autor de The Emotional Revolution.

(1) Término, y concepto creados y registrados por Virginia Gudiño, directora de Neurocapital Humano (www.neurocapitalhumano.com.ar)

(2) Corteza OF: . Esta área es capaz de inhibir las acciones inapropiadas al vetar el impulso emocional inmediato producido por la amígdala (dolor) o el circuito de excitación/recompensa (placer). Nos libera así de la tiranía de los impulsos.

(3) Corteza  Ventro Medial. Da significación a todo lo que hacemos y por tanto a nuestra vida! Aquí es donde se experimentan  las emociones y se le da significado a nuestras percepciones. Interpreta las Emociones dándole significación, por lo tanto, éstas se transforman en sentimientos (y no sólo en una respuesta automática prosupervivencia). Para Ser Felices es imprescindible su  adecuado entrenamiento


Nombre: regina
E-mail: reginaluis1@hotmail.com
Comentario: Gracias por transmitir esta información que al mismo tiempo transmitiré a otros.
Efectivamente, se puede ser feliz. En EE UU es un derecho y está en la Constitución escrito.
La reticencia de las personas a saltar la tapia y encontrarse a sí mismas, no supone un impedimento para seguir adelante con este reto tan apasionante.
Un saludo.

COMENTARIOS:
Nombre: Horacio Krell
E-mail: horaciokrell@ilvem.com
Comentario: Se puede educar para la felicidad no considerándola como la estación a la que se arriba sino como la manera de viajar. Ser feliz es enamorarse de la vida y descubrir nuestra misión.
Algunos descubren su chispa divina y otros ni quieren encontrarla. La chispa enciende el deseo que cuando es grande hace pequeño al obstáculo. El que no lo tiene o lo perdió está triste, pesimista y deprimido. Le falta una pasión en su vida. Puede ser un proyecto que no lo deja dormir, una  pareja,  la ciencia, la música,  la política, el deporte, el trabajo o el estudio. La pasión es ese \"alguien\" o ese \"algo\" que nos aleja del triste destino de durar, del miedo a vivir, de copiar al otro, de alejarnos del  goce o de decepcionarnos ante cada nueva arruga en el espejo, de cuidarnos  de todo para evitar sentir y no disfrutar  del  presente como  regalo. No es tan bueno durar  sino descubrir la pasión de convertirnos en protagonistas de la vida. No es tan malo morir, la muerte tiene memoria y nunca se olvida de nadie. Lo trágico, es no animarse a vivir y a ser feliz.
Para lograrlo hay que amigarse  con la vida.
Con el homo sapiens se sobrevaloró lo intelectual y se descuidó lo emocional. La emoción es el centinela que anuncia la presencia del peligro o de la felicidad  y la que orienta la acción. Hay que saber reconocerla tomando conciencia de cuando se produce para evitar su descarga automática,  a manejarla para que la pasión se transforme en inteligencia, a motivarla para demorar la gratificación inmediata y obtener así un valor superior.
Sin emociones el intelecto carece de guía. Para el  que no sabe a dónde quiere llegar cualquier camino es igual. Ponerse furioso es fácil. Lo difícil es hacerlo con la persona correcta, con la intensidad correcta, en el momento preciso, por el motivo justo y de la manera adecuada. Hay que enseñar a los niños a educar sus emociones a ver al otro como auxiliar, como objeto del deseo o modelo a alcanzar y a respetarlo tanto por analogía como por necesidad.
Freud  para conciliar sus diferencias con Cristo eligió la frase: nada de lo humano me es ajeno. Relaciones profundas y pasión por lo que se hace son las claves de  la felicidad. El milagro de ser feliz depende tanto de la voluntad de producirlo como de la capacidad de trabajar para lograrlo.
Dr. Horacio Krell. horaciokrell@ilvem.com
Nombre: Elisa
E-mail: elisalemos@arnet.com.ar
Comentario: Muy interesante el artículo, especialmente en cuanto a esclarecer la relación entre el funcionamiento del cerebro y la sensación de felicidad.

Nombre: Nieves Bustos Cavilla
E-mail: esclerodermia2005@yahoo.com.ar
Comentario: el artículo es un poso largo para mi gusto, pero es evidente que enseña cosas que normalmente no sabemos..
me quedo con el parrafo \"Porqué ocuparse de la salud emocional?
que difundiré entre los pacientes, mencionando la fuente porsupuesto
Grande Virginia!!!

Nombre: Nancy
E-mail: nancy.0105@hotmail.com
Comentario: Muy bueno el comentario pero me gustaria saber como podria aplicarlo con niños de edujcacion primaria. Gracias

Nombre: Zulma
E-mail: zulma_jose@hotmail.com
Comentario: El articulo me parece de gran importancia e interesante. Como puedo aplicarlo en el campo de educacion inicial.Estrategias entre otros ?

Nombre: Ana María Martín
E-mail: ammartinperera@hotmail.com
Comentario: Felicito a Virginia por su gran aporte en este artículo y su gran labor en su proyecto personal \"Neurocapital humano\". Puedo hablar con propiedad sobre lo maravilloso y transformador que es el realizar los cursos que imparte on- line. Soy maestra y puede aplicar muchos conocimientos en el aula y a su vez interiorizar a los alumnos en algunos conceptos para que logren modelar su conducta y poder ser \"seres humanos felices\".
También los cursos permitieron que mi vida personal tome otro curso, recobré las ganas de continuar estuduiando, centrarme en mis fortalezas y así poder soñar con proyectos que tenía postergados.
Nuevamente, felicitaciones!!!, sos una excelente persona!!

Nombre: Mónica Fronti
E-mail: monyfronti@speedy.com.ar
Comentario: Querida amiga, brillante siempre lo tuyo, escelente nota sobre la nueurofelicidad, comparto contigo tus dichos, y apuesto a ser feliz diariamente, con autoconciencia y motivación, para iluminar el camino de otros
Te amo
Buenisima nota e interesante
Mónica

Nombre: Lino Marcos Budiño
E-mail: lmbudino@yahoo.com.ar
Comentario: Mónica Fronti me envió el artículo. Les  agradezco el contacto. Creo que es una materia fundamental para incorporar en la currícula de los nuevos docentes, en el marco de una nueva formación, que incluya a profesionales y padres de bebés . ¡ Al fin aires nuevos en Educación !Felicitaciones.


Nombre: yoli
E-mail: lidyarios2010@hotmail.com
Comentario: felicidades

Nombre: SARA MARGARITA  OSSES FUENTES
E-mail: saradevirreydelpino@yahoo.com.ar
Comentario: Estamos tratando de practicar dia a dia,cuales son las sensaciones que nos muestran felicidad,pero,es tan incompatible con el dolor,que dia a dia me envielve,dadas las terribles sitauciones sociales,(TERREMOTOS)..o las situaciones creadas por el hombre....y en la busqueda del equilibrio,y poniendo un maximo de  sentido comun,para sobrellevar con alegria,esta vida que me toco vivir.-
La estoy cambiando a partir de lo que he estudiado con vos Virginia,respecto ala capacidad interior de cambiar mi entorno para ser un poco mas feliz...eso si nunca dejo de disfrutar alegremente de la hermosa compañia de mis  hijos , mis perros,mis gatos...,mis amistades...
Quisiera contestar a las maestras de jardin..piensen an cuales son las cosas mas hermosas que recuerdan de su pasada por el jardin?? esos juegos,esa cancion sera lo que debemos repetirles hoy a los mas jovencitos...con una actualizacion,hoy todo debe ser rapido,los niños solo dan una mirada y ya tienen una apreciacion de tal o cual situacion..incluso toman partido a favor o en contra de los dichos de la maestra.segun su infantil,pero a veces muy doloroso juicio infantil....
Agradesco la posibilidad de comunicarme muchas gracias¡¡¡¡¡saludos a todos  y a VOS MI QUERIDA VIRGINIA

Nombre: Dora Beltrán
E-mail: dorabbv@hotmail.com
Comentario: Muchas gracias por  el artículo referido a la Neurofelicidad, trataré de ponerlo en práctica y lo consideraré como tema con mis alumnos. FELICITACIONES

Nombre: Patricio Jorge Vargas
E-mail: patriciojorgevargas@mentat.com.ar
Comentario: Hola Virginia:

Recibí con mucho agrado el boletín de REDEM y tu amable invitación a la lectura del muy interesante, profundo y “picante” artículo de tu autoría sobre neurociencia y neurofelicidad.

Me ha sorprendido gratamente la extensión, ya que en el desarrollo de las ideas la claridad muchas veces depende de la generosa redacción; y es algo que destaca favorablemente en un mundo en el que parece inadecuado extenderse más de cuatro párrafos.

No me parece fácil el tema que abordas, tal vez sea más sencillo adquirir un conocimiento acabado en neurociencias que sacar a la felicidad de la categoría de las utopías. Hay quienes trabajan desde la torre de marfil y hay quienes se comprometen de lleno en el campo. El caso es que fundamentas una necesidad que requiere considerarse de otra manera desde hace mucho: sacar al bienestar humano de las utopías. Dejar de consentir la inercia de una cultura conformista y mediocrizante.

Qué acertado es lo que señalas, que la felicidad se nutre de otras circunstancias diferentes al ingreso monetario, y que requiere el compromiso de todos los actores en la sociedad y la cultura. Creo que es la única manera en la cual la felicidad dejará de ser utópica.

La referencia a nuestra emocionalidad me ha parecido originalmente expuesta. Ya no podemos contentarnos con lo dado y natural a riesgo de quedar inadaptados al entorno sociocultural. Rescato la necesidad de conocernos más, como autoconocimiento, como valorización de una consciencia lúcida por sobre toda inercia: sea biológica, psicológica o cultural.

Cada vez se hace más necesario “poner en su lugar” a nuestros aliados del pasado evolutivo, y lo que antes funcionaba como contención culturalmente aprendida ha caído en desuso o inoperancia. Realmente es una tarea revolucionaria plantarnos en una resistencia activa, sin autoengañarnos y con un mayor compromiso para hacernos – si se quiere – más humanos.

Gracias por compartir.

Patricio Jorge Vargas
patriciojorgevargas@mentat.com.ar

Nombre: Alejandra V. Capriglione. de Venerus
E-mail: alevenerus@speedy.com.ar
Comentario: Muchas Gracias, Virginia, por hacernos llegar tan interesante y rica información. Comparto con vos la idea de la importancia del conocimiento de nuestra UCCM para comprender qué nos sucede y también qué les sucede a los demás. De este modo nos abrimos a la autoconciencia y la empatía, dos valiosísimas habilidades de la Inteligencia Emocional. Tomar conciencia es el primer paso para poder actuar en consecuencia y crear nuevos cableados neuronales que nos permitan cambiar nuestro comportamiento y ser más felices.\"Lo importante no es lo que nos sucede, sino qué hacemos con lo que nos sucede\", dice una conocida frase.
Un abrazo y mis mejores deseos

Alejandra V. C. de Venerus